Bienvenidos a mi blog

Espero no aburriros

Hola soy Ana y desde muy jovencita, ya sobre los 13 ó 14 años, el hacer masajes me gustaba mucho.

Recuerdo en los días de verano en mi pueblecito conquense de veraneo, las tardes en la piscina municipal en las que me ofrecía a mis amigos a darles un masajito en el cuello-espalda-cabeza, creía que no se iban a apuntar casi ninguno y luego se apuntaban todos.

Ahí empecé a darme cuenta como el ser humano necesita ese relax terapéutico que transmite el ser amados, atendidos, mimados por otras manos.

Me di cuenta también que el masaje es una manera directa e inmediata de aliviar a otra persona, tanto de su estrés, como de sus sobrecargas musculares y, como no, emocionales; porque al final, ya sabemos todos, y científicamente se ha comprobado, somos un todo íntegro formando una unidad física, psíquica y emocional-espiritual interrelacionada.

Siempre que Dios quiera que no me falten las manos y la sensibilidad inherente como masajista-terapéuta, podré dar un masaje y aliviar desde el primer contacto a esa persona, que poco a poco irá vaciándose de estrés, preocupaciones, cargas musculares y emocionales, formándose entre ella y yo, en el espacio de una hora una interrelación, una comunicación silenciosa entre lo que su musculatura necesita y mis manos reconocen y escuchan.

Allí donde vaya mis manos estarán siempre conmigo, así como la posibilidad de ofrecer un masaje a quien lo necesite o pida.

Esa es la ventaja de dar un masaje: inmediatez, sencillez y alivio con inmediato en cualquier momento y espacio adecuado

Saludos Ana

Ana Alejos Benavent

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.